Aggtelek - Las cuevas de karst de Aggtelek y de Eslovaquia (1995)

Cómo llegar: desde Budapest y tomando la autovía 3, existen dos vías de acceso. Primero, a la altura de Miskolc puede coger la autovía 26, después, en Sajószentpéter, gire e incorpórese a la autovía 27, en cuyo punto se bifurca la carretera hacia Aggtelek-Jósvafő. También puede seguir en la autovía que enlaza con Hatvan (autovía 21) en dirección a  Nagybátony (autovías 23, 25) y Ózd-Serényfalva-Aggtelek.

El Parque Nacional Aggtelek, al nordeste de  Hungría, se fundó en 1985 con el principal propósito de proteger los tesoros inorgánicos naturales, las formaciones de la superficie y las grutas. El 75 por ciento del paisaje está cubierto de bosque caducifolio. Los claros  de vegetación dispersos en los alrededores como un mosaico, las zonas de roca y las laderas moteadas de formaciones pedregosas proporcionan un hábitat idóneo para plantas poco comunes, un rico mundo de insectos y más de 220 especies de aves locales.

En esta área relativamente pequeña del Parque Nacional (unas 20.000 hectáreas aprox.) hay más de 200 grutas de distintas dimensiones por descubrir.

Aquí, en los modelados kársticos de Aggtelek y Eslovaquia, que en conjunto forman una unidad geológica y geográfica, se formó el mayor sistema cavernícola de Europa Central. La gruta más extensa de la zona, y también de Hungría, es la Gruta Baradla, cuya longitud total, con sus ramificaciones, es de 25 km. Hay una sección de  5,6 Km. que se adentra en territorio eslovaco y se conoce como la Domica. Dicha oquedad se formó a partir de roca caliza del Triásico Medio de hace 230 millones de años. Su formación, basándose en los datos geológicos, pudo iniciarse hace unos 2 millones de años. El agua de los arroyos se filtró por un sistema de grietas y, disolviendo y erosionando la piedra caliza, fue ensanchando las aberturas y formando los actuales pasajes. El goteo líquido depositó su contenido calcáreo, formando estalactitas y estalagmitas de distintos tamaños, colores y formas que decoraban los pasajes. Estas formaciones inspiraron la imaginación de descubridores y turistas, que ha dado a las formaciones nombres especiales, como Cabeza de Dragón, Tigre, Lengua de Suegra, el Salón de las Columnas y el Salón de los Gigantes.

Mientras se llevaban a cabo excavaciones arqueológicas has aparecido incontables yacimientos que han demostrado que el hombre arcaico conocía la gruta, e incluso que habitaba Baradla.

También están abiertas al público las Grutas Vass Imre y Béke, de gran importancia hidrológica, cuyas aguas son idóneas para curar a aquellas personas que padecen afecciones respiratorias.

Se puede visitar las grutas escogiendo excursiones que duran 1, 2, 5 ó 7 horas que salen de Aggtelek y Jósvafő. En la hermosa Sala de Conciertos de la Gruta de Baradla se celebran conciertos de música clásica y otros estilos, aprovechandoa su magnífica acústica, que proporciona a los turistas una experiencia inesperada.

En la superficie hay señalizados varios senderos de exploración. Por estas rutas botánicas, zoológicas y ecológicas, los turistas pueden relacionarse con los tesoros de la superficie del karst, con su vida vegetal, los hábitats y paisajes tradicionales, así como descubrir los asentamientos humanos de la zona y su historia industrial y cultural, así como las costumbres, tradiciones y artesanía folclóricas que perduran. La ruta de siete km. entre Aggtelek y Jósvafő -en la senda de observación de Baradla- está marcada por indicaciones amarillas y dura unas tres horas. La ruta de observación Tohonya-Kuriszlán de 9 km. por Jósvafő dura unas seis horas, y la ruta de observación Alsó-hegy Zsomboly está señalizada con una "T" roja inscrita en un círculo blanco.


Excursiones Recomendadas:

Además de su atractivo natural, la zona cuenta con características arquitectónicas y culturales de interés turístico, entre los cuales destacan los restos humanos (Rudapithecus) que se hallaron cerca del pueblo de Rudabánya, en una capa de lignito (carbón fósil) de 10 a 12 millones de años. Una de las colecciones de historia de la minería más importantes de Hungría se encuentra aquí, en el Museo de la Minería Mineral y de Mena.

 También es posible visitar una Iglesia Calvinista de gótico tardío que se construyó durante los siglos XIV y XV. Y pueblos asentados en los valles que conservan el típico esquema medieval de una calle. Varios de estos pueblos son famosos por sus iglesias; por ejemplo, las iglesias de Szalonna y de Tornaszentandrás del siglo XII. Una característica única de ésta último es que no tiene un altar semicircular, sino dos.

Aquellos que estén interesados en la artesanía folclórica pueden visitar el taller de tejidos folclóricos Foncsika de Hídvégardó, el procesador de lana de Gömörszőlős (que utiliza maquinaria que tiene casi 100 años de antigüedad) y los talleres de pan de jengibre y artesanía decorativa.

+ Información