Balatón, el lago legendario

Tanto si busca paz y tranquilidad como si busca un calendario lleno de cosas para ver y hacer, el Lago Balatón está ahí para satisfacer todas sus necesidades. Aguas serenas y vinos frescos, arena y surf, pesca y juegos, darse un baño y navegar, conciertos y clubes, ir de fiesta y remar en un bote, voleibol de playa y ciclismo, elegantes castillos y apacibles pueblos, hermosos paisajes y un aire transparente,… el Lago Balatón lo tiene todo.

Entre lo más destacado de la orilla norte del Lago Balatón están los paseos románticos por las románticas calles de Balatónfüred, donde se nota el encanto del siglo XIX, y donde se puede hacer una caminata hasta la cima del Tihany para contemplar una sorprendente vista del lago inmersos en un aire con aroma a lavanda. Precisamente, hace unos millones de años había en la península de Tihany géiseres que lanzaban agua caliente al aire. Haga una excursión a la luz de la luna cerca del lago interior para ver la evidencia. A poca distancia de aquí y en dirección hacia el oeste, entre Balatónudvari y Örvényes, se encuentra uno de los campos de golf más espectaculares de Hungría, el Royal Balatón Golf & Yacht Club (Real Club Náutico y de Golf  del Balatón).

Las laderas volcánicas que se encuentran más al oeste, a lo largo de la costa, son el terreno perfecto para descubrir unos refrescantes vinos blancos. Badacsony es un lugar idóneo para hacer excursiones, pero un mito local hace que sea aún más interesante para las parejas. ¡La leyenda cuenta que si usted y su amado o amada se sientan en la Roca Rosa (debe su nombre a Róza Szegedy) dando la espalda al lago (ya sabemos que es difícil dar la espalda a esas vistas), se casarán en un máximo de un año! Bueno, eso se merece un brindis, ¿no? Explore la gran cantidad de bodegas que hay y sus fabulosos vinos, o los platos con los que se le hará la boca agua, hasta que encuentre su favorito. Tras la montaña de basalto del Badacsony se encuentra el valle de cuento de hadas llamado Cuenca de Káli. Visite sus encantadores y tranquilos pueblos y sumérjase en las aguas minerales de Kékkút, lugar de procedencia de las aguas de Theodora Quelle.

En el pico occidental del lago, además de encontrar la fuente de salud que supone el mayor lago natural de aguas termales medicinales del mundo, que se encuentra en Hévíz, también encontraremos uno de los tres mayores palacios barrocos del país, el Palacio Festetics, situado en Keszthely. Si le gustan los grandes contrastes, tras disfrutar de la grandeza y la elegancia del palacio no debe perderse la pequeña jungla que se encuentra en esa zona, el Pequeño Balatón. Se trata de un paraíso para plantas en peligro de extinción y para aves, y en época de migraciones podemos ver decenas de miles de aves que llegan, como si se tratara de una convención anual. Hay observadores de aves pacientes que han contado hasta 250 especies, de las cuales 100 anidan aquí y 27 son especies protegidas.

Las playas situadas al sur del Lago Balatón le transmitirán sosiego con su silencioso encanto. El carácter que rezuma de las pequeñas ciudades, las tradiciones vivas del arte y la artesanía,  los spa y la abundancia de vinos, los exquisitos castillos hotel y la mayor plantación de nueces de Europa; eso es lo que nos ofrece este lugar. Pero su viaje al Lago Balatón no será completo si no visita la capital de las fiestas de la zona, Siófok. Tras relajarse en una de las muchas playas que hay, o tras practicar wakeboarding en las sedosas y tranquilas aguas durante el día, esta ciudad nos proporcionará toda la fiesta que deseemos con sus clubes y complejos que tienen décadas de antigüedad y con sus pubs junto a la playa donde bailar sobre la mesa es una norma, así como todo lo que suceda entretanto.

Tihany