El Lago del Amor

¿Ansía vivir una experiencia romántica? ¡Lleve a su amorcito de viaje alrededor del Lago Balatón! ¡Recorra los montes y disfrute de las vistas mientras bebe un vaso de buen vino húngaro, tome el sol a orillas de la playa o relájese en las tranquilizadoras aguas termales! El amor florece en este lago…

Explore los fabulosos castillos y palacios situados a la rivera del lago: ¡va a ser una experiencia real! El Palacio Barroco de Festetics, magníficamente restaurado y situado en Keszthely, es una vista digna de un rey. Le llevará un rato visitar las 101 habitaciones, además del recientemente inaugurado Museo de la Caza que cuenta con 500 trofeos y muestras de la fauna silvestre y de armas. Encandile a su amorcito y llévela/o a una ruta por el palacio a la luz de las velas...

¿Quiere sentirse en la cima del mundo? No hay problema: solo tiene que subir las escaleras (o montarse en el ascensor panorámico) y llegar a la torre de agua centenaria de Siófok para disfrutar de las vistas; ¡la torre tiene una altura de 45 metros y ofrece una majestuosa panorámica de la Península de Tihany y de los preciosos montes de Badaocs del lago! ¡La torre acaba de ser restaurada y aguarda la llegada de los turistas con toda su gloria de antaño; tome un café en el Szentkirályi Café, y asegúrese de probar también el bar Oxygen (Oxígeno)!

Si tuviéramos que elegir la ciudad más romántica en torno al Lago Balatón, sería Tihany. Una gran parte del atractivo de la ciudad se debe a su sorprendente posición: está situada en la Península de Tihany, rodeada de un entorno natural con una abundancia insuperable. El paisaje se formó hace millones de años debido a la acción volcánica y su huella aun se puede ver en la actualidad: unas antiguas calderas alojan los dos lagos de la península, mientras cientos de géiseres recuerdan a los turistas los viejos tiempos. Pero no todo es geología aquí; la península también es hogar de innumerables especies poco comunes de plantas y de animales. ¡Póngase las botas y adéntrese en la naturaleza para avistarlos! La propia ciudad invita a dar un paseo romántico. Suba colina arriba hasta la Abadía Benedictina (fundada en 1055 por Andrés I, que de hecho está enterrado en la cripta) y tómese su tiempo para disfrutar de la sorprendente vista del lago. La propia iglesia fue reconstruida en estilo barroco en 1754 y ha estado operativa hasta hoy. ¿Y qué tal si disfrutamos de un concierto de música clásica aquí? Es posible que también se pregunte por qué la ciudad huele a lavanda. Bueno, Tihany está rodeada de campos de lavanda que radian todos los tonos de morado, y hay montones de tiendas que ofrecen todo tipo de objetos aromáticos que podemos llevarnos a casa.

No hay nada más romántico que dar un paseo en bote por las resplandecientes aguas del lago, cogidos de las manos amorosamente y disfrutando del suave viento soplando sobre nuestra cara. ¡Alquile un velero y navegue tranquilamente por las aguas, o simplemente monte en el ferry y alimente a las gaviotas marinas que pasen volando!

Badacsony, situado justo al lado del Lago Balatón, es una de las principales regiones vinícolas de Hungría; ¡es el lugar perfecto para brindar con su amada/o! ¿Dónde exactamente? Si desea vivir una experiencia propia de la nobleza, diríjase a la antigua bodega de vinos de los Condes de la familia Eszterházy. Deguste algunos vinos realmente excelentes y eche un vistazo a las herramientas de los vitivinicultores de hace siglos. En otoño, todo gira en torno a las uvas y los vinos en esta región. No se pierda el Festival de la Vendimia de Badacsony a principios de septiembre, y disfrute también de buena música mientras toma un vino.

Hungría tiene una gran concentración de manantiales calientes y aguas termales, y el Lago Balatón no es una excepción. ¡Recargue las pilas en uno de los muchos baños termales y spa que hay en torno al lago! ¡Para experimentar el verdadero lujo romano, vaya a los Baños Galerius de Siófok, y holgazanee y échese perezosamente como lo hacían aquellos hedonistas de antaño! Las refinadas aguas harán desaparecer cualquier dolor articular o muscular al mismo tiempo que hará maravillas en su elástica piel. Quizá un baño de vapor o una sauna vayan más acorde con sus necesidades caloríficas. Todo un mundo de saunas le aguardan en la planta superior.

Otra opción para aquellos que quieran curarse mientras se relajan es el pack de barro que se ofrece en Hévíz. El fondo del Lago Hévíz está cubierto por una capa de barro medicinal de un grosor de 1 a 7 metros que dejó tras de sí el Mar de Pannon hace miles de años. Los componentes minerales y la radioactividad del barro lo convierten en un remedio para todos aquellos que padecen reuma y problemas ginecológicos. El lago también es uno de los lugares favoritos de los bañistas, que vienen a lo largo de todo el año; cuando hace frío, el lago se queda cubierto con un agradable vapor, manteniéndose así una cómoda temperatura.

En el vino no solo se encuentra la verdad, sino también el bienestar, afirman los inventores de la vinoterapia. ¡Vaya a los centros de bienestar de Balatónfüred, Hévíz o Zalakaros y escoja entre los baños en vino, una mascarilla con semillas de uva o un masaje con la piel de las uvas!