Baños, piscinas públicas al aire libre y otras piscinas

Budapest es una ciudad muy conocida por sus manantiales termales, pero hay muchas otras cosas que se pueden hacer aparte de flotar tranquilamente en agua caliente. También hay innumerables oportunidades para hacer unos largos nadando o chapotear.

Durante el verano lo más destacado son las piscinas públicas al aire libre, pero tratándose de Budapest, incluso esas piscinas también tendrán aguas termales en alguna de sus cubetas. Dagály, que se inauguró en los años 1940, tiene un aire post comunista, pero sus cuantiosas piscinas al aire libre y cubiertas, que están distribuidas en torno a un amplio parque, convierten este lugar en uno de los más habituales en verano para las familias. Entre las nueve piscinas del Palatinus, ubicado en la Isla Margarita, hay piscinas de olas, de burbujas, toboganes y aguas termales, y el centro ha sido elegido como uno de los lugares de piscinas al aire libre más hermosos por los lectores del The Guardian. Los romanos ya en su momento descubrieron lo magnífica que era Budapest en cuanto a los baños, y hay tres piscinas públicas al aire libre en torno al Aquincum cuyos orígenes se remontan a tiempos de los asentamientos romanos; Római, Csillaghegyi y Pünkösdfürdő son las piscinas públicas al aire libre más antiguas, más pequeñas y, probablemente, más encantadoras de Budapest, y se encuentran en hermosos parques y sus ubicaciones en caminos poco transitados supone que están menos concurridos que la mayoría de los sitios durante los fines de semana. Hay muchos baños termales históricos que también ofrecen piscinas al aire libre y piscinas cubiertas. El esplendor propio del Art Nouveau de los Baños Gellért y el enorme complejo de los Baños de Széchenyi, con más de una docena de piscinas cubiertas y al aire libre, de temperaturas variables, hacen que sean los destinos más aclamados. Mientras Rudas, renovado recientemente, es famoso por sus baños turcos octogonales del siglo XVI, también tiene una piscina para hacer largos nadando, y su sección sur, recién inaugurada, ofrece más piscinas, saunas y un Jacuzzi con vistas panorámicas. Aquaworld es uno de los mayores parques acuáticos de Europa, y ofrece emociones para toda la familia durante todo el año. El moderno complejo, instalado bajo una inmensa cúpula de cristal dispone de quince piscinas al aire libre y cubiertas para el ocio, once toboganes, Jacuzzis, saunas piscinas de olas. El diseño está inspirado en el templo de Angkor Wat; las palmeras y los puentes colgantes completan el ambiente tropical.

Para los que se tomen en serio lo de hacer largos a nado merece la pena visitar la insuperable Piscina Nacional de Hajós Alfréd que cuenta con dos piscinas al aire libre de 50 metros, una piscina cubierta y una piscina al aire libre de 33 metros, y piscinas infantiles para impartir clases. Justo enfrente, en la rivera de Buda del río, la Piscina Császár-Komjádi ofrece cinco piscinas cubiertas y al aire libre y terrazas para tomar el sol. Debido a que ambos centros celebran eventos deportivos internacionales y a que en ellos entrenan deportistas nacionales, hay determinadas partes del complejo que pueden estar cerradas al público. El Centro Deportivo MOM tiene una piscina cubierta de 25 metros con calles para nadar, una piscina cubierta para dar clases y una piscina al aire libre que en invierno se cierra y se climatiza. A las piscinas de los gimnasios Life1 y Oxygen se puede acceder con un ticket de un día.