Turismo de salud

Numerosos hoteles terapéuticos y de wellness ofrecen sus servicios de alto nivel para regenerar el cuerpo y el espíritu cansados, para disfrutar y desconectar, tanto en la capital como en sus alrededores.

Los hoteles terapéuticos –como el Danubius Health Spa Resort Margitsziget– ofrecen rehabilitación en un entorno "no hospitalario", para poder volver a la vida normal, o, simplemente, para recargar energías. 

La cueva del Monte Szemlő (Szemlőhegyi-barlang) en Budapest, puede aliviar las dolencias de las vías respiratorias.

Ya se trate de enfermedades del aparato locomotor, inflamaciones, problemas de las articulaciones o de la columna vertebral, las aguas termales de la capital y sus alrededores podrán aliviarlos. Merece la pena consultar a su médico para encontrar el hotel o el balneario terapéutico que le brindará apoyo en el camino de la curación.

En la región de los alrededores de Budapest cuerpo y espíritu se regeneran juntos. Nos esperan los hoteles terapéuticos con un amplio abanico de baños termales y servicios.

El agua es la maravilla susurrante: ingiriendo la cantidad adecuada de líquidos podremos prevenir dolencias asociadas a la edad y el modo de vida moderno, como son los problemas de digestión, el reuma y las enfermedades cardiovasculares. Si tomamos suficiente agua, la piel estará más tersa y el intelecto más agudo.

Por suerte, y gracias a sus excelentes características balneológicas, nuestro país se encuentra entre los mejores, el efecto terapéutico de nuestras aguas es único en el mundo. En Budapest podemos encontrar varios hoteles terapéuticos –como, por ejemplo, el Gellért– que, gracias a la abundante cantidad de agua termal y terapéutica, también acoge a sus visitantes que llegan con el deseo de curarse. Cerca de la capital también podemos elegir entre distintos establecimientos de alto nivel, como son, por ejemplo, el Hotel Liget Thermal, en Érd, o el Hotel Aquarell, en Cegléd.

Algunas aguas terapéuticas también pueden ingerirse, pero para seguir una cura de líquidos larga o de manera regular, se recomienda la supervisión de su médico. Encontrará más información en nuestra página web sobre los Baños de Budapest.

En la región de los alrededores de Budapest podrá encontrar una combinación refrescante de curación y enriquecimiento intelectual, porque después de un tratamiento regenerador en un hotel de Visegrád, podemos hacer una excursión a Esztergom, a la capital o a Dobogókő, para recargarse espiritualmente.

¿Quiere recargar energías? Un viaje de descanso en familia, o, simplemente, un día en la piscina le brindarán una excelente oportunidad, pero si queremos experimentar las energías de la naturaleza en directo, nuestros destinos de excursión pueden ser Dobogókő, los miradores de los montes de Buda, como, por ejemplo, el mirador del Monte Nagy-Hárs o el mirador del Monte János, donde también podremos disfrutar del teleférico. Podrá encontrar más itinerarios aquí.

Turismo welness

Lo hoteles wellness y los day-spa miman excelentemente nuestro cuerpo. No obstante el cuerpo no solo vale la pena mimarlo, sino que también es importante entrenarlo. En Budapest y sus alrededores podemos elegir entre numerosas posibilidades para practicar deporte.

La salud y el bienestar (wellness) se han convertido en la cuestión principal del hombre del siglo XXI. Buscamos posibilidades para desconectar, descansar, y muchas veces miramos más lejos de lo que sería necesario. Para regenerar el cuerpo y el espíritu cansados, los hoteles wellness ofrecen sus servicios de alto nivel, como el Ramada Plaza, en la capital, el Thermal Hotel Visegrád y el Szent Orbán Erdei Wellness Hotel (Szent Orbán Wellness Hotel Forestal), escondido en los bosques del monte Börzsöny.

En las cartas de  los hoteles podemos elegir comidas saludables pero al mismo tiempo ricas y de alto valor nutritivo. Y si nos apetece picar algo rico durante nuestro paseo por la ciudad, manteniendo "la dieta de los kilómetros" podemos visitar los mercados locales y comprar frutas y verduras frescas a los productores de los alrededores. También podemos sentarnos en el restaurante vegetariano Napos Oldal ("Lado Soleado") o en el bar Nostro Gastronomy, donde los platos, en la medida de lo posible, se preparan utilizando ingredientes locales. Y, para entrenar el cuerpo, puede acudir a un centro de yoga, por ejemplo, al Estudio de Yoga Mandala.

Si a lo largo del año nos cansamos, no tendremos que esperar hasta el descanso de verano para recargar energías: podemos renovarnos en un day-spa, como son, por ejemplo, el Magnolia Day-spa o el Mandala Day-spa, que nos ofrecen cuidados en un entorno tranquilo.

El wellness puede formar parte de nuestro día a día, porque no solo se trata de un tratamiento o de desconectar, sino que es un modo de vida: el equilibrio de la alimentación adecuada, la relajación, la desconexión, del estilo y de la belleza interior.