Esztergom

Esztergom, es la cuna de la cultura milenaria húngara, con su basílica central es la sede episcopal de Hungría

Esztergom es una de las piedras preciosas del recodo del Danubio, ciudad natal de nuestro rey SanEsteban. La atmósfera de la milenaria historia húngara está impregnada por todas partes de la ciudad, de características turísticas únicas. La Basílica de Esztergom es la tercera catedral más grande después de la Basílica San Pedro, de Roma, y la Catedral de San Pablo, en Londres.

Los que quieran conocer la historia y el presente de la cultura eclesiástica húngara, no pueden dejar de visitar la colección de artes plásticas y aplicadas más grande de Hungría, el Museo Cristiano – fundado por la iglesia -, que funciona en el Palacio del Primado, ni el Tesoro de la Basílica Mayor.

En el Monte del Castillo se levanta el reconstruido palacio real medieval, en el que desde 1967 funciona el Museo del Castillo, que presenta la historia del Monte desde la edad prehistórica hasta el siglo XVII.

Inmediatamente debajo del cerro de la Basílica, al restaurar el antiguo sistema de bodegas arzobispales, se ha obtenido un centro de visitas turístico, un complejo que ofrece especialidades gastronómicas y de vinos a los visitantes de Esztergom: los interesados en la cultura enológica y los vinos de la cuenca de los Cárpatos, además de degustar los vinos de la manera tradicional, con la ayuda de un escanciador, podrán probar de manera interactiva los vinos de unas veintidos (!) regiones vinícolas históricas húngaras y algunas que actualmente se encuentran fuera de las fronteras. En la bodega también se encuentra el Vinum Liturgicum, el "vino litúrgico", es decir el vino de las misas.

Por su cercanía a Budapest Esztergom es el destino ideal para una excursión de todo el día, es fácil de llegar tanto en tren, como en autobús, coche o bicicleta. Sin embargo recomendamos sobre todo el barco turístico, porque durante el paseo por el recodo del Danubio realmente tendremos tiempo y posibilidad de admirar la belleza única del paisaje, partiendo desde Budapest, pasando por Vác y Visegrád, llegando hasta Esztergom.

Desde Esztergom en unos 20 minutos en coche (o 35 minutos en autobús) llegamos a la parte inferior del barranco Rám, en Dömös. El barranco Rám se extiende a lo largo de 1 km entre Dobogókő y Dömös, con una diferencia de nivel de unos 300 metros. Es uno de los parajes más bellos de nuestro país, y siguiendo la señalización verde, por un tramo asegurado por pasamanos, en 3,5 horas llegamos a Dobogókő, la mencionada chacra cardíaca de la Tierra. Es importante saber que de Dobogókő a Dömös podremos volver siguiendo las señales amarillas.