Gyula

En todas las estaciones hay un ambiente mágico en la ciudad histórica de Gyula a unos 195 km al Sureste de Budapest. Gyula transmite tranquilidad, ambiente mediterráneo con sus calles peatonales, fuentes y parques románticos además está ubicado en un paraíso natural ya que el río Körös cruza la ciudad.

Gyula es una ciudad muy variada. Hay baños termales, edificios históricos, una cultura gastronómica famosa por todo el país, además los amantes del arte se encuentran  actividades desde numerosos museos  hasta espectáculos de teatro.

La singularidad de la Fortaleza de Gyula, es que es el único castillo de ladrillo de estilo gótico en Europa Central que sobrevivió intacto la vicisitud de la historia. Hoy día es el hogar de un museo que enseña la vida y costumbres de los pueblerinos medievales. Pero no sólo se ve las condiciones de vida modesta, se han reconstruido las grandes salas de la fortaleza cuáles demuestran la riqueza y lujo de la nobleza, mientras en el sótano se puede ver cocinas, herrerías y cámaras de tortura medievales.

Sin embargo Gyula no es polpular sólo por la fortaleza, también es una ciudad llena de festivales por todo el año cuya temporada empieza en abril con el Festival y Exposición Internacional de Pálinka de Kisüst, donde organizan el concurso nacional de „Pálinka".

Durante los veranos desde 1964 hay espectáculos de teatro, musicales, óperas, ballets y teátros de títeres en el Teatro del Castillo. El festival de Shakespeare en el mes atrae turistas internacionales también.

El baño termal de Gyula está ubicado en el parque hermoso del Castillo Almásy donde los visitantes pueden elegir entre 19 piscinas, además servicios de masajes y numerosas saunas. El agua termal tiene efectos terapéuticos en las enfermedades que afectan al sistema locomotor humano, ayuda en la regeneración del cuerpo después de intervenciones cirugías y hace maravillas con las enfermedades ginecológicas crónicas.

Quién busca las especialiadades de la gastronomía húngara en Gyula está en el lugar adecuado. Entre varios pastelerías se encuentra la Pastelería de Cien Años (Százéves Cukrászda) cuya decoración del estilo "biedermeier" recrea el ambiente de la época de las reformas políticas y sociales de 1825-1848.

No obstante el símbolo de la ciudad es el chorizo de Gyula. Este hungaricum tiene su denominación de origen que indica que solamente se puede elaboralo en la región de Gyula y Békéscsaba, además solamente se puede utilizar ingredientes 100% húngaros.