¡De Vuelta a la Naturaleza! – Ecoturismo en Hungría

"Solo somos invitados en medio de la naturaleza, así que tenemos que comportarnos como tales", afirmó una vez el pintor Hundertwasser. ¡Y qué acertado estuvo! ¡Eco turistas, es hora de adentrarse en la naturaleza!

El canto de las aves en nuestros oídos, el suave viento en nuestro cabello y los cálidos rayos de sol sobre nuestra piel: ¿oye cómo le llama la naturaleza? Bien, pues entonces Hungría podría ser el destino adecuado para usted: 10 parques nacionales, 38 áreas protegidas y diversas reservas naturales que aguardan la llegada de eco turistas con sus centros para visitantes, exposiciones y rutas que les ayudarán a conocer mejor las maravillas de la naturaleza. El ecoturismo es en verdad la forma más responsable de disfrutar de las bellezas de un país: turismo a pequeña escala para explorar la flora y la fauna con el menor impacto medioambiental.

¿Dónde ir? Hay varios lugares hermosos que la UNESCO ha incluido en su listado de lugares Patrimonio de la Humanidad, como las cuevas del Karst de Aggtelek y del Karst de Eslovaquia (un sistema complejo de 712 sorprendentes cuevas que se extienden a lo largo de un área de más de 55.000 hectáreas en la frontera de Hungría y Eslovaquia). Por otro lado,  la región de Hortobágy, el Lago Fertő y la histórica región vinícola de Tokaj-Hegyalja están incluidos en los listados de Patrimonios de la Humanidad, tanto en la categoría de naturaleza como en la categoría cultural.

Si desea pasar sus vacaciones en la naturaleza junto al agua capturando peces, podemos sugerirle que vaya al Lago Tisza, que ofrece gran cantidad de pesca durante todo el año. El lago artificial más grande de Hungría goza de un entorno acuático excepcionalmente diverso habitado por una sorprendente variedad de peces: multitud de carpas, bremas, lucios y peces gato que aquí se sienten como en casa. ¡Coja su caña, adéntrese en el agua y encuentre su propia isla de paz!

Hungría es uno de los principales destinos entre aquellos que quieren perderse en el zumbido de los bosques mientras persiguen su pieza de caza. El ciervo común, el gamo, el jabalí, el muflón y el corzo se pueden contemplar (y cazar) aquí, así como la liebre europea, el faisán, la perdiz gris, el ánsar campestre, el ganso careto mayor, el ánade silvestre, la cerceta común y la chocha perdiz. Pero hemos de decir que no se trata solo de disparar, sino más bien del estado mental de meditación y de la emoción que aporta la caza. ¡Debería probarlo!

No hay nada mejor que la sensación de explorar las maravillas del país usando tan solo nuestras piernas. Cálcese las botas y póngase en marcha: suba al Dobogókő (según algunos con tendencias esotéricas aquí se encuentra el corazón-chacra de la tierra. Bueno, solo podemos aconsejarle que lo vea por sí mismo), coja coloridos minerales de las antiguas minas de bauxita de Bakony, maravíllese ante los "órganos de basalto" del monte de San Jorge o ante los campos de riolita blanca como la nieve cerca de Kazar. Pura naturaleza en todo su esplendor. No se sentirá perdido; las rutas turísticas están marcadas (busque las señales de colores de los árboles), pero, además, hay guías profesionales que le guiarán por las rutas sin marcar si lo desea. ¡Ah, y las rutas nocturnas son bastante emocionantes también! Asegúrese de incluir alguna de las diversas reservas naturales en su viaje y sorpréndase con la belleza virgen de la naturaleza: vea el Ganado Gris Húngaro en el Parque Nacional de Hortobágy, eche un vistazo a las variopintas aves de la Reserva de Aves del Lago Tisza, vea los búfalos en la Reserva de Búfalos de Kápolnapuszta y suba a los montes de Pilis en la Reserva Biosférica de Pilis.

¿Y qué tal si exploramos la campiña húngara visitando uno de los pequeños pueblos hermosamente conservados, participando en la rutina de los habitantes locales? Si desea ser estrictamente orgánico opte por uno de los eco pueblos o por una de las granjas orgánicas. ¡A los niños les encantará su nuevo zoo en el que podrán acariciar a los animales y usted quedará contento con las deliciosas y sanas comidas caseras!

¡No se pierda las maravillas naturales de Hungría! Adéntrese en la naturaleza indómita, ya sea en bote, en bicicleta o a pie, pescando peces, cazando ciervos o mirando a las aves: ¡hay todo un mundo nuevo que explorar!