Deportes Extremos en Hungría

¡Más alto, más rápido! Deje que salga ese niño que lleva en el interior, lleno de curiosidad y ansioso de aventuras y emociones; ¡Hungría ofrece incontables oportunidades para todo ello! Deslícese por las aguas, caída desde el cielo, trepe por las rocas y corra en carreras colina abajo; ¡abrace el peligro!

Hungría es particularmente rica en agua; ¡hay diversos lagos que aguardan a aquellos a los que les gusta deslizarse, saltar y bucear! ¿Es adicto a la velocidad? ¡Coja su tabla de surf o de wakeboard (o alquile una en las numerosas escuelas y estaciones deportivas) y vaya al Lago Balatón! En el extremo oriental de la legendaria Playa Dorada de Siófok encontraremos la playa Surfbeach que aguarda la llegada de aspirantes y de profesionales del kitesurf y del windsurf. ¡Las aguas someras, la playa de arena fina y el viento soplando suavemente proporcionan las condiciones perfectas para adentrarse en aguas abiertas! No nos olvidemos tampoco del Lago Velence; en Surfcore se puede alquilar todo el equipo necesario para enfrentarse al agua. Si el viento es adecuado, practique el windsurf, si está bastante tranquilo, pruebe a remar de pie, una técnica especial proveniente de Hawái. En el Lago Tisza se ofrece otro tipo de velocidad; ¡póngase los esquís acuáticos y deje que una lancha le arrastre al éxtasis! Hablando de agua: ¿Ya ha probado el buceo? Hungría cuenta con diversos lugares en los que se puede explorar el mundo subacuático, sobre todo lagos formados en antiguas minas. Vaya al Lago Kotró, en Gyékényes, para disfrutar de una profundidad de 6 metros y de las aguas especialmente limpias, o vaya al lago de Szalkszentmárton para bucear a una profundidad de 8 metros. Pero la experiencia más asombrosa es la que se puede vivir en el Lago Palatinus: ¡aquí le aguarda un museo subacuático sobre el buceo!

Desde la profundidad de las aguas hasta las nubes: ¡es hora de volar! Vaya a www.egiseta.hu y reserve un vuelo de placer, y disfrute de Budapest y de sus alrededores a vista de pájaro. Para una ración extra de emociones, opte por un vuelo nocturno a lo largo del Danubio maravillándose ante la belleza de la ciudad iluminada. Una vez arriba, de alguna forma habrá que bajar, ¿no? Aquí es donde entra en juego el paracaidismo en tándem. Todo lo que se necesita es un poco de valor y algo de confianza en su instructor, que hace todo el trabajo por usted. ¡Dé ese salto en el aire y disfrute de una caída libre desde una altura de hasta 3000 metros! Haga clic en www.tandem.hu (tandemugras@tandem.hu) para descubrir todo lo que hay que saber. Para aquellos que quieran saltarse la caída libre y disfrutar de un tipo de vuelo más relajado, la mejor opción es el parapente. ¡En www.airmax.hu (info@airmax.hu) encontrará diversos cursos para aprender lo básico y para, con el tiempo, dominar los cielos! Aquí no es necesario saltar desde una aeronave; no tiene más que subir a una colina y usar los pies. ¡Si se es bueno, uno puede pasar horas en el cielo, e incluso ganar altura!

¿Se considera el rey de la carretera? ¡No se preocupe, que también encontrará algo que le divierta! Si no hace más recibir una multa tras otra por exceso de velocidad, es hora de que vaya a la pista de carreras de Fórmula 1 y conduzca a toda velocidad. Visite www.drivef1.hu y vea todas las "bestias" que podrá conducir. ¿Puede manejar un vehículo de 700 caballos de potencia capaz de acelerar hasta los 200 km/h en tan solo 5 segundos? Solo hay una forma de averiguarlo... Por supuesto, puede probar primero en una versión reducida: hay numerosas pistas de karts esperándole en Hungría. En la Web www.gokartpalyak.hu las encontrará todas en un solo lugar. ¿Le van más los todoterreno y no le asusta mancharse un poco? En diversas pistas de Hungría se ofrece la posibilidad de conducir quads por terrenos abruptos; ¡no obstante, en la Granja Szőlőszem la pista es la propia naturaleza que la rodea! Corra por los bosques a una velocidad de hasta 50 km/h, cruce arroyos, trepe los las Colinas y luche contra el barro: es usted contra la naturaleza. El skateboard, los patines en línea y las bicicletas todo terreno son especialmente populares entre los jóvenes húngaros; se les puede ver en el centro urbano de las principales ciudades, efectuando sus trucos, pero también hay impresionantes parques para patinadores.

Hemos de admitir que en Hungría no hay montes muy elevados, ¡pero eso no significa que haya que renunciar al esquí o al snowboard! De hecho, hay varios centros de esquí bien equipados que merece la pena explorar. Probablemente, el que mejor equipado está es el Ski Arena de Eplény: tiene 32 cañones de nieve que proporcionan una nieve fiable al mismo tiempo que hay 6 telesillas que nos llevan hasta la cima de los descensos, que tienen 4,5 km. de longitud. ¡Aquí también encontrará la pista de esquí más empinada de Hungría que tiene un desnivel de hasta 30 grados! Si buscas las alturas a toda costa, vaya hasta Kékestető, el punto más alto de Hungría con 1014 metros. Aquí comienza la pista más larga del país: 1,8 Km. de pura diversión...

Hacer carreras colina abajo es igual de divertido en los meses cálidos, por supuesto; ¡solo tiene que cambiar sus esquís por una máquina de dos ruedas! El Ski Arena de Eplény se convierte en un paraíso para los ciclistas una vez que se va la nieve. La pista de descenso tiene una longitud de 1,6 Km. y contiene 34 obstáculos: un auténtico reto para ciclistas entusiastas. De todos modos, la pista de descenso en bicicleta más larga de Hungría se inauguró recientemente en los montes de Mátra. ¡Un descenso de 600 m durante una distancia de 7 Km. promete un intenso subidón de adrenalina! Además de la bicicleta de descenso se puede elegir un carro de montaña de tres ruedas o el denominado monsterroler, que podemos llevar en nuestra escapada; todo esto y el equipamiento necesario se puede alquilar in situ.