Salir a cenar por Budapest

Una de las facetas de Budapest que más ha cambiado en los últimos diez años es la gastronomía. Además de los restaurants tradicionales en los que se sirven clásicos húngaros, muchos otros restaurants han comenzado a pasarse a tecnologías más modernas y experimentales, y otros restaurantes internacionales nuevos han ido más allá aportando sabores exóticos que satisfacen una demanda creciente con respecto a la variedad y al hecho de salir a comer en general.

La innovación se está produciendo en ambos extremos de la escala culinaria: por un lado están los puestos y establecimientos de comida callejera, que se están instalando por toda la ciudad, y por otro lado está la alta cocina, que ha proliferado de manera significativa. El término bistró está en boca de todo el que busca una cena elegante pero en un lugar relajado en el que no haya que ir de etiqueta o comportarse de alguna manera concreta. Esto se refleja en que tras Costes y Onyx, en 2014 Borkonyha fue el tercer restaurante que obtuvo la tan apreciada Estrella Michelín. Borkonyha combina el ambiente relajado de un bistró francés con platos inspirados en la tradición y llevados a la perfección. Zona da un giro asiático a la cocina húngara y su moderno diseño interior ha sido elegido como uno de los más hermosos del mundo por la revista Night Fever. Mák Bistro, siguiendo el "bistrot gastronomique" francés busca hacer que las cenas elegantes y finas sean asequibles para un público más amplio.  És Bisztró, situado en el Kempinski Hotel Corvinus, reinterpreta los platos favoritos de la Monarquía Austrohúngara para adaptarlos a los gustos contemporáneos en un interior centrado en el diseño. El Terminál Restaurant & Bar se encuentra en el icónico edificio de la Plaza Erzsébet que durante décadas funcionó como terminal de autobuses, y el menú es una alegre fusión de cocina clásica húngara y bistró moderno. Menza adoptó una estética retro, pero es contundentemente contemporáneo en cuanto a la comida y al servicio. En Buda, el restaurante 21 Hungarian Kitchen desempolva las recetas de la abuela y las sirve en un estilo del siglo XXI, y el modesto Csalogány 26 es uno de los mejores restaurantes del país.

Todo el mundo debería considerar también las grandes instituciones; por algo llevan ahí más de cien años. En esos establecimientos aún se sirven porciones abundantes de platos típicos en un entorno tradicional, a menudo acompañado de música gitana. La cocina tradicional húngara, como muchas cocinas nacionales, se basa en el uso de ingredientes simples de una forma ingeniosa que varía de una región a otra y que tiende a ser bastante abundante. La carne es un ingrediente muy recurrente en los menús húngaros, particularmente el cerdo y las aves de corral, pero la caza, el cordero y la ternera y el pescado de agua dulce también suele aparecer. Entre los platos más famosos están el Goulash y, estrechamente relacionado con éste, el Pörkölt; ambos son variaciones del estofado, la sopa de pescado y los Paprikás de pollo.

La cocina de estilo judío está viendo un resurgir con Macesz Huszár y Kőleves, y sin duda merece la pena visitar el restaurante familiar Rosenstein. Los amantes de la carne siempre estarán satisfechos en Budapest, donde hay asadores especializados como KNRDY, Prime Steak House y Pampas Steakhouse que saciarán el apetito de los carnívoros, y a los que les encanten las hamburguesas tienen que probar el Baltazár Grill, que se encuentra en Buda. La variedad culinaria de Budapest también se ha expandido de forma significativa por su geografía en los últimos años, algo que es quizá más evidente en la comida callejera, aunque en la lista también hay algunos restaurantes elegantes. El restaurante Nobu Budapest es miembro del susodicho imperio de restaurantes de ámbito mundial y añade toques húngaros a la fusión japonesa del estilo Nobu. El Wang Mester ha sido el mejor restaurante chino de Budapest durante años, y el dueño finalmente abrió también el Mandarin Bistro, un elegante restaurante del centro urbano. El Arany Kaviár lleva más de veinte años representando a la cocina tradicional rusa, y este romántico restaurante ha estado entre los mejores durante casi todo ese tiempo. La cocina italiana siempre ha tenido una marcada presencia en Budapest, y Trattoria Pomo D'Oro y TG Italiano son sus mejores embajadores. En cuanto a la comida india, Indigo, que tiene un interior chic y platos genuinos, es la mejor elección.

Quizá la tendencia más novedosa y significativa es la de mezclar la comida y el entretenimiento, pudiendo encontrar por ello bares que sirven comidas y restaurantes que funcionan como bares de copas por la noche. Encontrarás los gastro-bares más populares y vanguardistas en torno al Patio Gozsdu y a la Basílica de San Esteban, entre los que podemos incluir el Spíler, el Kiosk, el Kolor, el Zazzi Bubbles & Bar, el DiVino… la lista no deja de crecer y de hacerse cada vez más interminable.