En Tierra de Aguas

Hungría es verdaderamente una tierra de aguas: ¡ríos majestuosos, bellísimos lagos y manantiales mágicos que reclaman aventuras! Coja su remo, póngase la gorra de capitán o métase en el bañador: ¡las aguas le llaman!

No hace falta preguntarse por qué los húngaros rinden tan bien en los deportes de remo: nuestros ríos, tranquilos y calmados, ofrecen un terreno de prácticas de cinco estrellas tanto para principiantes como para profesionales. Aquí no busque practicar rafting de descenso por los rápidos; ¡más bien disfrute remando en ríos que fluyen lentamente maravillándose ante la belleza de una naturaleza virgen! Hay 28 hábitats acuáticos protegidos mediante el Convenio Ramsar. ¡Algunos de esos hábitats están habilitados para visitas turísticas también y muchas de las vías fluviales transcurren atravesando los Parques Nacionales de Hungría! Entre las vías fluviales más importantes destacan las de Tisza, Bodrog y Körös en la región oriental de Hungría; así como Szigetköz ("la tierra de las Mil Islas"),
Dráva, Rába y el Danubio Mosoni en la región occidental de Hungría. Para disfrutar de una experiencia particularmente romántica, vaya con su canoa o su kayak al Lago Tisza (el segundo más grande de Hungría) y reme desde una de sus magníficas islas hasta la siguiente contemplando la vida salvaje en su rutina diaria.

Recorrer las vías fluviales realmente implica relajarse en el bote, hacer uso del flujo natural del agua, tomar el sol y observar la naturaleza. En Keszthely se puede alquilar un bote con motor eléctrico (asegúrese de llevar el DNI). Si busca un poco más de velocidad y de emoción, diríjase al Lago Tisza. En la bahía de Abádszalók (un área de unos 14 kilómetros cuadrados) están permitidos los deportes acuáticos, ¡algo único en toda Europa! Pruebe la banana acuática tirada por un bote motorizado, el "trineo inflable de agua", el esquí acuático, o monte en moto acuática, ¡y tampoco se deje en casa su tabla de wakeboard!

Dar un paseo en velero, en cambio, ofrece un tipo de diversión un poco más tranquila y natural. ¡Vaya al Lago Balatón para disfrutar de una experiencia sin igual! En las orillas aguardan diversos clubs de yates bien equipados. Alquile un bote o embárquese con un capitán profesional, deslícese suavemente sobre las aguas plateadas y disfrute de la devoradora tranquilidad escuchando únicamente el silbido del viento… No obstante, el evento más importante para los navegantes de Hungría es el denominado Kékszalag. Es un gran espectáculo: cientos de botes navegan por el agua, plagándola con sus coloridas velas… El Lazo Azul es la regata más prestigiosa de Hungría; ¡se remonta al año 1934 y tiene una distancia de 160 kilómetros, siendo la carrera realizada en un lago más larga de Europa!

Para aquellos a los que les gusta el contacto con la naturaleza sin nada de por medio excepto sus propias manos existen diversas competiciones de natación que suponen un auténtico reto. El primer húngaro que cruzó a nado el Balatón en 1880 fue Kálmán Szekrényessy, que completó la ruta de 14 Km. que va desde Siófok hasta Balatónfüred en 6 horas y 40 minutos. De todos modos, esta distancia suponía un reto demasiado elevado para nadadores aficionados, por lo que en 1982 se redujo la distancia a 5200 m que iban desde Révfülöp hasta Balatónboglár (¡sí, este año se ha celebrado el XXX aniversario de la ruta, en la que han participado miles de entusiastas nadadores!) ¿Oye cómo el Danubio le está llamando? ¿Qué apuesta a que usted también puede? El próximo mes de septiembre se organiza la primerísima competición de aficionados para cruzar a nado el Danubio: ¡preparados, listos, ya! Si lo que quiere es darse un tranquilo chapuzón vaya a uno de los innumerables lagos principales de todo el país. De todos modos, no todos los lagos son aptos para el baño; ¡asegúrese de comprobarlo previamente en las oficinas de turismo Tourinform y preste atención a las señales!

Hay que admitir que nadar es un deporte bastante solitario, un deporte en el que toda persona que esté cerca de uno mismo supone competición. Si busca un reto en equipo, opte por el bote dragón, una moda que se ha extendido por toda Hungría durante los últimos años. Una cabeza de dragón en la parte frontal, una cola de dragón en la parte trasera, y el ritmo de un tambor que marca el tiempo; ¡es pura diversión y un ejercicio bastante bueno! (info@sarkanyhajo.hu)