Turismo Médico en Budapest

Budapest es un destino popular para aquellos turistas que viajan con fines relacionados con la salud, un lugar en el que los servicios médicos son destacados y asequibles según los estándares europeos, y están a tu disposición a un corto vuelo desde cualquier parte de Europa.

Todos los años más de cien mil turistas sanitarios procedentes de Reino Unido, Irlanda, Francia, Dinamarca, Alemania y Suiza eligen Budapest como destino para someterse a tratamientos de odontología, cirugía plástica y ortopédica, rehabilitación cardíaca, fertilidad, dermatología y anti-edad, obesidad, cirugía ocular y programas contra adicciones. Hay varios factores que hacen que Budapest sea un destino tan atractivo. En primer lugar, están los precios, altamente competitivos, de la atención médica privada, que suponen habitualmente tan solo una fracción del coste que suele suponer en un país de Europa Occidental. A unos precios tan competitivos hay que sumarle la calidad de la atención sanitaria: la formación médica húngara es muy reconocida en todo el mundo, algo que sin duda ilustra el elevado número de estudiantes de medicina extranjeros que se encuentran en las universidades de Hungría y el elevado número de doctores húngaros que ejercen en el extranjero. Las clínicas de Budapest han advertido el potencial que tiene este sector, que se extiende rápidamente, y se han especializado en el tratamiento de pacientes extranjeros. Diversas clínicas y agencias llevan a cabo programas y paquetes de turismo sanitario, organizando todo el viaje, normalmente de 1 a 2 días o de 6 a 10 días, e incluyendo los vuelos, el alojamiento, los traslados y los tratamientos. Los facultativos cuentan con una gran formación, hablan varios idiomas y suelen asistir a otras jornadas formativas y a congresos en el extranjero. Los tratamientos de odontología son, con diferencia, los más solicitados, y suponen el 80% del turismo sanitaria, pero los tratamientos anti-edad y la cirugía plástica están ganando popularidad.

Los muy diversos baños termales que se encuentran en Budapest también ofrecen varias posibilidades de curarse. Cada spa se alimenta de las aguas procedentes de un manantial o acuífero diferente y, por tanto, las aguas termales tendrán composiciones ligeramente distintas en cada uno de ellos; pero en general se consideran beneficiosos para las articulaciones, el sistema óseo-muscular, así como para problemas neurológicos y ginecológicos. Muchos baños ofertan tratamientos médicos y de belleza, como masajes ortopédicos, hidroterapia y fisioterapia. En caso de que desees experimentar los beneficios médicos de los baños en lugar de simplemente disfrutar de sus propiedades relajantes,  se recomienda un tratamiento continuado de al menos dos semanas.

Por último, pero no menos importante, la mejor excusa para elegir Budapest para tus tratamientos y para las posibles cirugías es la propia ciudad. Es un lugar de fácil acceso desde cualquier parte de Europa, ya sea a través de las principales aerolíneas o a través de aerolíneas de bajo coste (Easy Jet, Ryan Air, Wizzair, Sky Europe, German Wings). Budapest ofrece una ingente variedad de actividades culturales y de ocio que harán que olvides la silla del dentista.