¡Suba el Volumen!

Folclórica, rock, tecno o clásica – Hungría tiene todas las melodías que un oído exigente desea. ¡Veamos todas las contribuciones destacadas que ha aportado Hungría al panorama internacional de la música y los lugares en los que podemos ver actuar a los magiares!

¡No hay duda de que Hungría cuenta con algunas aportaciones importantes en el campo de la música clásica! Franz Liszt es probablemente el mayor de los compositores húngaros: un virtuoso del piano (una especie de estrella de rock de su época; sus contemporáneos lo tenían por el mayor pianista de todos los tiempos), así como compositor, que inspiró a contemporáneos progresistas e incluso anticipó algunas ideas y tendencias que no aparecerían hasta el siglo XX. ¡Vaya al Museo Conmemorativo y Centro de Investigación Franz Liszt para saber más sobre él! A comienzos del siglo XX surgieron otros dos personajes excepcionales: Béla Bartók y Zoltán Kodály, ¡ambos dispuestos a recopilar canciones folclóricas húngaras de toda la Cuenca de los Cárpatos para incorporarlas a su música!

¿Dónde ir si nos apetece un poco de música clásica? Bueno, hay mucho de donde elegir. El Teatro de la Ópera ofrece todas las óperas destacadas de Europa (incluidas las húngaras, por supuesto), presenta magníficos conciertos de música clásica y también hermosos ballets. Su edificio tiene un gran valor histórico: muchos artistas importantes fueron invitados aquí, incluidos los compositores Gustav Mahler y Otto Klemperer, ambos trabajando como directores de la Ópera. De todos modos, no está de más visitar también el Palacio de las Artes. Cerca del Museo de Arte Contemporáneo Ludwig se encuentra la sede de la Sala de Conciertos Nacional de Bartók, que acerca a nuestros oídos los artistas más destacados del mundo, ya sea de música clásica, de músicas del mundo o de jazz. ¡Y el edificio en sí es bastante asombroso también (no olvide probar el órgano, que es uno de los mayores de Europa)! En verano, la música encuentra un nuevo hogar en el escenario al aire libre de la Isla Margarita, ¡pero los conciertos de iglesia celebrados en la majestuosa Basílica de San Esteban o en la Iglesia Kiscelli también son una buena opción! ¿Le gusta más la Opereta? ¡Contemple los romances épicos de Romeo y Julieta o de la Bella y la Bestia (algunas representaciones llevan subtítulos en inglés)!

¿Y qué pasa con la música folclórica? En los años del comunismo, la cultura folclórica se veía como una desviación de la ideología predominante y, por tanto, fue marginada, así que, durante las últimas décadas de gobierno socialista, el movimiento folclórico ha emergido como una forma de resistencia. Hoy en día hay una ingente cantidad de grandes bandas y compañías de bailes folclóricos. Márta Sebestyén es probablemente el nombre que primero nos venga a la memoria (la antigua estudiante del Sr. Kodály es prácticamente la encarnación de la música folclórica húngara actual, y da conciertos que completan el aforo en todo el mundo). De todos modos, si desea vivir una auténtica experiencia relacionada con las bandas folclóricas, reserve una entrada para unas de las actuaciones de la Banda Csík o de los Ghymes

Se toca música popular en diversos festivales que se celebran por todo el país. El primero y más destacado: ¡el Festival Sziget, seleccionado como la mejor fiesta mayor de Europa! A principios de agosto, la ciudad se llena de gran cantidad de jóvenes cargados con mochilas gigantes, tiendas de campaña y sacos de dormir; por si se pregunta por qué, hemos de aclarar que se dirigen a la isla: durante el festival, la frondosa Isla de Óbuda de 108 hectáreas se transforma en una gigantesca ciudad festiva, con numerosos escenarios, incontables plazas en fiesta y carpas para relajarse o instalaciones pseudo artísticas.

Para aquellos a los que les guste lo electrónico, deben ir a Balaton Sound; ¡recuéstese en una de las cómodas hamacas de la isla de Zamárdi y disfrute del ritmo! Un candidato más clandestino en la categoría de festivales de música electrónica es Ozora, un festival Goa que se autoproclama como un "encuentro tribal psicodélico". ¿Le suena prometedor? Bueno, visite ozorafestival.eu para más detalles. Los fans del rock duro y del rock deberían ir al festival Hegyalja Fesztival todos los años. ¡Tiene lugar en Tokaj, una de las mayores regiones vinícolas de Hungría, por lo que aquí no habrá escasez de refrescantes fröccs (ticket@deltafest.hu)!

NEO, Irie Maffia, Anima Sound System, Zagar ¿le suenan estos nombres? Música pop, alternativa o electrónica: hay muchas bandas húngaras que han logrado un reconocimiento internacional y, por tanto, también merece la pena verlas en concierto. ¡Son invitados habituales en el barco que se ha convertido en una sala de conciertos llamada A38, votada como mejor club por Lonely Planet!

No obstante, el mundo del Jazz también es muy vívido en Hungría. Desde su formación en 1957, la banda Benko Dixieland Band ha ganado diversos premios y festivales internacionales, fue elogiada por el Presidente Ronald Reagan y da unos 250 conciertos con aforo completo al año (¡asegúrese de asistir a uno de ellos!). Elemér Balázs, al que Pat Metheny nombró como "uno de los mejores bateristas del mundo", es alguien a quien tampoco podemos perdernos. Tiene su propia banda de Jazz que hace giras por el país (y por el mundo) ¡No se los pierda! ¿Dónde encontrar todo ese jazz? ¡En el Club de Jazz de Budapest, en el Club de Jazz Columbus y en el Jazz Garden, por ejemplo!