Los Tesoros Naturales del Norte de Hungría

En el norte de Hungría se encuentra el pico más alto del país, así como miles y miles de rutas para excursionistas, vastos complejos cavernarios, lagos, cascadas de agua, vinos dorados dulces y robustos vinos tintos, lugares de interés turístico que son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y antiguas ciudades industriales en las que se ha detenido el tiempo.

Vaya de excursión por la cordillera del Mátra, donde podrá alcanzar el pico más elevado de Hungría, el Kékestető, que en realidad no es más que un paseo por el parque a 1.014 m de altitud. Más al este se encuentran los hermosos Montes Bükk, que cuentan con rutas pobladas de árboles y cascadas, palacios campestres y jardines. Si le va más lo subterráneo, diríjase a Aggtelek. Allí hay un sistema de cavernas espectacular con una longitud de 26 Km., con un teatro subterráneo y con unas estalactitas y estalagmitas tan impresionantes que tienen hasta nombres propios.

Tokaj-Hegyalja, lugar Patrimonio de la Humanidad desde 2002, es la más famosa de las regiones vinícolas de Hungría. Y hay una razón para ello. Tiene un clima muy especial en torno al monte Tokaj, volcánico y perfectamente modelado, que favorece el desarrollo de una noble descomposición que otorga una textura y un aroma extraordinarios a ciertos vinos. El oro líquido que se produce aquí se denomina Tokaji Aszú, y lleva el arrogante título de "rey de los vinos, vino de reyes". Si tiene ganas de sentirse con un rey durante un día, o simplemente de beber como un rey, todo lo que necesita es una botella de Tokaji y algo de cristalería elegante.

Si le gustan más los vinos tintos con mucho cuerpo, pruebe el Sangre de Toro en Eger. No obstante, esta encantadora pequeña ciudad no solo ofrece magníficos vinos, sino que también ofrece abundantes baños termales y edificios históricos (incluso un minarete turco y un castillo en la cima de una colina). Eger estaba atareada con su ocupación a mediados del siglo XVI, y la heroica historia de las estrellas de Eger es el origen del orgullo nacional húngaro.

Durante su estancia en Eger no debe olvidar pasear por el Szépasszonyvölgy, o valle de las hermosas mujeres, para visitar las bodegas. Aquí encontrará un valle verde cubierto de vides y con bodegas construidas dentro de la ladera del monte una tras otra.

Para hacerse una idea general de cómo podía vivir la gente del pueblo de esta zona, visite Hollókő, lugar turístico Patrimonio de la Humanidad, considerado como el pueblo más hermoso de Hungría en diversas encuestas. El tiempo se detuvo verdaderamente aquí hace cientos de años; la muchachas y las mujeres aún visten faldas voluminosas y multicolores y blusas infladas mientras pasean por las calles con hombres que llevan botas negras, chalecos de fieltro y sombreros redondos. Visite este pueblo norteño con sus paredes de un blanco inmaculado y sus tejados de madera en cualquier momento del año, pero, si desea disfrutar de una festividad folclórica a la vieja usanza, venga en Semana Santa. Es probable que le salpiquen con un cubo de agua fría de manantial, pero solo en nombre de la fertilidad y de la juventud eterna. 

En el norte de Hungría también se hallan algunos baños bastante extraordinarios. Una "mofetta" puede sonar a nombre de monstruo mítico, pero en realidad se trata de un baño seco en el que se emplean descargas de gas volcánico. Descubra lo que puede hacer por usted el dióxido de carbono que mana de una profundidad de 1.000 metros en Mátraderecske. ¿O  prefiere relajarse en una cueva como no podrá hacerlo en ningún otro lugar de Europa? Las aguas que están a una temperatura constante de 30º C de los baños situados en la gruta de Miskolctapolca tratarán sus articulaciones con mimo y con cariño mientras flota en una luz tenue. En Egerszalók, las aguas calientes procedentes de dos antiguos manantiales termales han estado brotando desde la ladera del monte durante siglos, dejando tras de sí hermosas formaciones minerales.

Eger

Miskolc