Tumbas, bóvedas funerarias precristianas en la ciudad de Pécs (2000)

Cómo llegar (desde Budapest): en coche, por la ruta 6 (213 Km.); En Tren Intermetropolitano, desde la Estación de Ferrocarril de Déli.

Pécs, situada en la parte sur de Hungría a los pies de los Montes Mecsek, irradia una auténtica atmósfera mediterránea debido a su clima, su flora y sus estrechas y errabundas calles. Con su profusa vida cultural, que abarca teatro, museos y festivales, la ciudad es un importante centro cultural para la región y para todo el país.
Fue fundada por los romanos a principios del siglo II  A.C., Pécs fue la capital de la provincia de Sopianae, un centro de gran relevancia para el Cristianismo temprano. San Stephen (Esteban), el primer rey húngaro, fundó aquí un episcopado en 1009, y la primera universidad de Hungría se fundó aquí en 1367. Todavía pueden visitarse los monumentos arquitectónicos de los 150 años de ocupación turca, las mezquitas, los baños turcos y la tumba de Pasha Idris.

En el cementerio de la antigua Sopianae, nuestros antepasados romanos del siglo IV construyeron iglesias sencillas, capillas y mausoleos. En el transcurso de las excavaciones arqueológicas que se han llevado a cabo durante más de 200 años se han hallado cientos de sepulcros con multitud de reliquias alrededor de las tumbas. Basándonos en los símbolos Cristianos que decoran las reliquias y los frescos bíblicos de los edificios, podemos afirmar que el cementerio de Sopianae es un cementerio con rasgos del Cristianismo temprano. El lugar cuenta con el mayor número de edificios de campo santo pintados con frescos, no solo en Hungría, sino también en toda Europa, y por ello se considera un monumento de historia antigua y de historia antigua de la Iglesia sin parangón.

En el Mausoleo del Cristianismo Temprano destaca una tumba bajo la gran capilla con distintas entradas. Sus muros norte y este están decorados con frescos bíblicos.: Adán y Eva en el Paraíso con el árbol y la serpiente, y el Profeta Daniel arrojado al foso de los leones. En el muro este hay un fragmento del monograma de Cristo y una figura sentada con ropajes blancos. También destaca un sarcófago de mármol blanco labrado del siglo III que se alza frente al muro sur. El área de los muros entre las representaciones alegóricas están decoradas con pinturas que imitan el mármol y con motivos florales.

La Tumba nº 1 (La Tumba de Pedro y Pablo) es un edificio de dos plantas, con todo el muro interno abovedado en piedra, que se mantiene intacto y está cubierto con frescos. En la pared opuesta a la entrada, los Apóstoles Pedro y Pablo están señalando al monograma de Cristo que simboliza la presencia de Jesús. En los muros laterales están pintados los pasajes de Adán y Eva, Noé, los Tres Reyes, Jonás, la Virgen María y el Niño Jesús. En la bóveda, decorada con ornamentaciones florales y animales (palomas, pavos reales), se pueden ver cuatro retratos en marcos circulares, quizá los retratos de quienes fueron enterrados aquí. La tumba y otros dos edificios más pequeños, cuyos muros no están pintados, abrirán al público una vez hayan finalizado los trabajos de restauración.

En la Tumba nº 2 (La Tumba del Cántaro), hay una capilla encima de la tumba subterránea. La última estaba originalmente abovedada en piedra y tiene los muros pintados. Hay dos sepulcros en la tumba, uno con una cubierta especial de doble fondo. Las ricas decoraciones geométricas y florales del muro muestran el Jardín del Edén. El cuadro de un cántaro y una copa en el pequeño armario en medio del muro norte de la tumba, cuadro por el que la tumba recibe su nombre, simboliza el Santo Sacramento.

El edificio del Cementerio Capilla del Cristianismo Temprano en Apáca Utca, con un eje de norte a sur, acaba en un ábside en el extremo norte. Allá por el año 390 AD, se colocaron en este un banco y una mesa. En su área interna, bajo el nivel del suelo, se hallaron cuatro tumbas. La capilla del cementerio es distinta de otros edificios de cementerio de Sopianae, porque a los habitantes cristianos de la ciudad se les enterraba en sepulcros dispuestos bajo el suelo del edificio, y no en tumbas.


Excursiones Recomendadas:

En Szigetvár  se pueden ver otros monumentos de la era turca, como mezquitas y caravanserai, y en el cercano castillo de Siklós hay un museo de la mazmorra, una sala de rocas y varias exposiciones. Por su parte, los asentamientos de Mecseknádasd y Mánfa son famosos por sus iglesias de la época Árpád (siglo XIII). El Parque Natural Danubio-Dráva muestra los hábitat acuáticos de los dos ríos; los bosques en galería que se extienden a lo largo de las orillas y junto a los lagos sirven de refugio a una rica fauna de aves.

Hay una sección de unos 500 m. de largo de la cueva de estalactitas de Abaliget que está abierta al público. Aquellos que busquen otras actividades pueden practicar deportes junto a los lagos de Orfű, aliviar sus doloridos músculos en las termas de Harkány, o relajarse degustando alguno de los excelentes vinos tintos de la región vinícola de Villány-Siklós.