Personalidades famosas

Inventores | Música | Literatura – Cine | Aquellos que nos han enriquecido


Inventores
 

Ányos István Jedlik

(Szimő, 11 enero 1800 – Győr, 13 diciembre 1895)

Inventor de la dínamo

Monje benedictino, científico e inventor, que contribuyó a la prolífica actividad científica que marcó los estudios sobre física en la Hungría del siglo XVIII. La dínamo es la más conocidas de sus invenciones, una contribución que ha tenido una gran repercusión en la tecnología. Además, de una máquina que producía agua con gas (otro invento suyo) derivaron otros grandes inventos de importancia mundial: el motor eléctrico, desarrollado en 1828, y la primera máquina de automoción eléctrica, nacida en 1855.


János Irinyi

(Nagyléta, 17 mayo 1817 – Vértes, 17 diciembre 1895)

Inventor del encendedor

Tras haber estudiado en el prestigioso colegio de Debrecen y en la Politécnica de Viena, centra su interés en la química. Un experimento de uno de sus profesores le dio la idea para sustuir las cerillas de fósforo por un artilugio capaz de producir una llama segura y silenciosa. En vez de vender su invención, se dedicó a producirlo a gran escala en una fábrica. Participó en el alzamiento húngaro contra los Habsburgo (su hermano fue quien formuló los famosos doce puntos que reidinvican la independencia y la libertad para Hungría), fue encarcelado y después de obtener la libertad se retiró de la política para cultivar la tierra. Pero cuando usamos este aparato tan cotidiano, no podemos olvidar que su inventor fue húngaro.


Oszkár Asbóth

(Pankota, 31 marzo 1891 – Budapest, 27 febrero 1960)

Inventor del helicóptero

Le fascinaban los objetos volantes: diseñaba y construía aeroplanos desde muy temprana edad, y durante la primera guerra mundial estudiaba todo sobre las hélices en el instituto experimental de Fischamend, en Austria. El helicóptero, dotado con una hélice de su invención, realizó su vuelo inaugural, levantándose perpendicularmente a la tierra, en 1928. Su genialidad fue reconocida y celebrada desde entonces por el mundo científico internacional hasta la actualidad.


Albert Szentgyörgyi

(Budapest, 16 septiembre 1893 – Woods Hole, 22 octubre 1986)

Decurbridor de la vitamina C

Todos somos un poco más sanos desde 1930, cuando Szentgyörgyi logró extraer esta importantísima vitamina universal de la paprika o pimentón. Su hallazgo fue premiado con el premio Nobel de Física en 1937. En 1947, viaja a estados Unidos, donde dirige y enseña en varios centros de investigación de prestigio. Allí se consagra especialmente al estudio del cáncer, aunque también realizó otros descubrimientos en el campo de la respiración celular, la bioelectrónica y la biogenética. Considerado una de los grandes naturalistas húngaros, nunca perdió el contacto con su país natal.


László József Bíró

(Budapest, 29 septiembre 1899 – Buenos Aires, 24 noviembre 1985)

Inventor del bolígrafo

El bolígrafo se denomina biro-pen en inglés gracias a su apellido. Gracias a su trabajo como periodista, que le permitió observar las complejas operaciones tipográficas, decidió intentar aplicar la tinta al papel por medio de un tubo y una bola. Comienza sus experimentos en Hungría, que continúan en París y Buenos Aires, donde comienza a extenderse la popularidad este instrumento aparentemente tan simple en su uso cotidiano.


János Neumann

(Budapest, 28 diciembre 1903 – Washington, 8 febrero 1957)

Inventor del PC

Aunque no puede compararse con los ordenadores actuales, su antepasado fue una máquina dedicada a registrar la teoría de los ensamblajes y del juego matemático aplicada a las investigaciones en el campo de la liberación de energía atómica, capaz de acumular múltiples operaciones, en 1945. Después de los años 30, su autor perfeccionó estas aplicaciones en Princeton, Estados Unidos.


Ede Teller

(Budapest, 15 enero 1908 – Stanford, 9 septiembre 2003)

Inventor de la bomba de hidrógeno

En el verano de 2003, George W. Bush le concedió la Medalla Presidencial de la Libertad, la mayor condecoración estadounidense. Como físico, fue un investigador conocido sobre todo por sus investigaciones en el campo de la energía termonuclear, la física molecular y la astrofísica. Su vida fue bastante agitada: abandona Hungría en 1926 y obtiene su doctorado en la universidad de Göttingen en 1930. Después, viaja a los Estados Unidos, donde participa en el proyecto secreto Manhattan, que jugó un importante papel en la invención de la bomba atómica. En los años 50, finaliza la producción de la bomba de hidrógeno tras diversos caminos políticos y el apoyo de una serie de presidentes norteamericanos, que consideraron el desarrollo de su invento como un paso hacia la consecución de un mundo mejor.


Volver
 

Música
 

Ferenc Liszt

(Doborján, 22 octubre 1811 – Bayreuth, 31 julio 1886)

Los sueños de amor emanan de las composiciones firmadas por el más grande compositor romántico de todos los tiempos.  Pianista virtuoso y precoz, fue descubierto por Beethoven cuando tenía tres años. Además de ser confidente y amigo de Chopin y Berlioz, ayudó a Wagner en su debut, desponsando a su hija. Aunque otros países, como Alemania o Austria, le consideran como un hijo suyo, Liszt era húngaro, si bien pasó buena parte de su vida en Weimar. Su repertorio destila las partitura más auténticas del periodo romántico, óperas y piezas que en la actualidad llenan las salas de conciertos de todo el mundo. Cualquier artista contemporáneo considera aún las melodías de Liszt como un desafío que exigen una rotunda genialidad para ser interpretadas. Los preludios y las rapsodias húngaras se mantienen, de hecho, como piezas imprescindibles para definir la música clásica occidental.


Béla Bartók

(Nagyszentmiklós, 25 marzo 1881 – New York, 26 septiembre 1945)

El cosmopolita del la música

Fue un renovador de los conceptos de la musica clásica: su ópera El castillo de Barbazul, y sus ballets El príncipe de madera y El mandarín maravilloso forman parte del reperorio de los grandes teatros de ópera del mundo. En los comienzos del siglo XX, se dedica, junto con Zoltán Kodály, a recolectar las raíces de la música floclórica húngara, que eleva a la categoría de música clásica en forma de óperas para orquesta y coro. En 1940, emigra a Estados Unidos, donde compone su famoso Concerto.


Zoltán Kodály

(Kecskemét, 16 diciembre 1882 – Budapest, 6 marzo 1967)

Autor del Psalmus Hungaricus

En la universidad, estudió composición musical y después letras. Aunque su verdadero interés aunaba ambas disciplinas a través del registro de las canciones y composiciones propias del folclore húngaro. Así, pasó toda su vida alternando el registro de este legado enciclopédico con la enseñanza. Su Método Kodály se imparte hoy como una técnica para la enseñanza musical revolucionaria, capaz de enseñar sus fundamentos a cualquier persona con o sin cultura musical. Compositor prolífico e intérprete por Europa y América, destacan sus obras para cuartetos de cuerda, como el Salmus Hungaricum, las Danzas de Galánta, János Háry y La hilandera magiar.


György Kurtág

(Lugos [Rumania], 19 febrero 1926 - )

El padre de la música moderna

Más conocido en el extranjero que en su propia patria, es difícil encontrar una entrada para sus conciertos. Considerado el gran innovador de la música del siglo XX. Se instala en Hungría después de la segunda guerra mundial, donde enseña música de cámara en la Academia Liszt. Tras residir en París, alterna su residencia actual entre Berlín y Holanda. Sus composiciones son interpretadas por los mejores directores de orquesta y solitas del panorama mundial.


Zoltán Kocsis

(Budapest, 30 mayo1952  - )

El virtuoso del piano

Gana el concurso Beethoven de la readio húngara a los 18 años, un premio que le abre las puertas a la vanguardia musical. Invitado a los centros de enseñanza de primera línea Europa, América y Extremo Oriente, sunombre esá asociado a los conciertos de orquestas de renombre,  los principales editores musicales graban discos con sus interpretaciones. Ritcher ha presentado junto a él una serie de conciertos de piano a cuatro manos. Intérprete en exclusiva de Phillips Classics, ha fundado la Orquesta del Festival y aporta un prestigio internacional a la Orquesta Filarmónica Nacional Húngara. En la actualidad, en su trabajo como director ofrece interpretaciones de compositores modernos como Schönberg.


Volver
 

Literatura – Cine
 

Sándor Márai

(Kassa, 11 abril 1900 – San Diego, 21 febrero 1985)

Escritor de diario por excelencia

Comenzó su carrera como periodista. Desde joven, estudió y escribió alternando sendas estancias enViena y Frankfurt. Sus más famosas obras -que incluyen Las conversaciones de Bolzano, Los Brazos, Simbad vuelve a casa- han sido traducidas a diversas lenguas, al tiempo que en los últimos años ha surgido un culto a su estilo y, en especial, a obras como Confesiones de un burgués y, sobre todo, su Diario, de las cuales emerge un singular perfil del cosmopolita del siglo XX. Márai murió, a pesar de todo, solo y pobre; se suicidó en Estados Unidos.


Imre Kertész

(Budapest, 9 noviembre 1929 - )

Premio Nobel de Literatura 2002

El escritor que hoy vive en Budapest recibió en 2002 el premio Nobel de Literatura por el conjunto de su obra, aunque su obra más conocida es Sin destino. Un libro que tardó diez años en escribir y que fue publicado en 1975, pero que no obtuvo su justo reconocimiento hasta 1983. El argumento trata sobre la historia de un niño de diez años deportado a

Auschwitz y Buchenwald, que logra sobrevivir al holocausto y vuelve a casa. A pesar de los obvios detalles autobiográficos, la obra desvela un estilo impasible y objetivo que deja, con pericia, la pasión y el juicio en manos del lector. La obra de Kertész emerge como justa representante de una serie de obras narrativas que retratan los horrores del holocausto desde el interior, con una empatía que no oculta la cara más reprobable del último siglo.


Pèter Esterházy

(Budapest, 14 abril 1950 - )

El escritor clave de la literatura postmoderna

Este escritor del pensamiento libre pocede de una ilustre familia aristocrática. A pesar de haber estudiado matemáticas, se consolidó como escritor profesional hace años. El hecho que sus obras hayan sido traducidas a muchas lenguas y que su nombre sea popular en muchos países hace de su obra un caso poco habitual en la literatura húngara. Su estilo es heredero de la mejor tradición centroeuropea, como puede apreciarse en obras como Pequeña pornografía húngara (1984) o El libro de Jrabals (1990), donde desarrolla historias relacionadas con grandes sistemas políticos totalitarios que azotaron Europa y en especial a Hungría en el último siglo. Su novela más conocida es Harmonia Caelestis. Esterházy es un autor de gestos joyceanos que ha ubicado de nuevo no sólo a su país sino también a Europa en el centro de la literatura universal contemporánea.


George Cukor (Cukor György)

(New York, 7 julio 1899 – Los Angeles, 23 enero 1983)

El director húngaro de Luz de gas y My fair lady

"No basta con ser húngaro, tienes también que tener talento". "El hecho de ser húngaro no significa que seas también un genio". estas son algunas de las pintadas que pueden verse en uno de las paredes del estudio MGM, el Hollywood. George Cukor fue uno delos personajes clave de la grande regeneración de regidores de la meca del cine. Recibió su primer Oscar por El Mago de Oz, el segundo por  My fair lady. Creador del star system, sus filmes contaban con la presencia de los mejores actores de su tiempo.


Volver
 

Aquellos que nos han enriquecido
 

János Hunyadi

(1409-1456)

Vencedor de los turcos – La campanas del mediodía suenan en su honor

El padre de Mattia Hunyadi fue un formidable general que más tarde se convirtió en gobernador de Hungría. Combatió contra los turcos bajo el mandato de diversos soberanos; capturaba a los enemigos a pesar de su mermado ejército. Con todo, en la decisiva batalla de 1456 en Nándorfehérvár triunfó con una armada compuesta por guerreros y campesinos. Esta victoria es recordada en todas las iglesias católicas al mediodía, cuando suenan las campanas.


Ferenc Puskás

(Budapest, 2 abril 1927 - )

El Öcsi (junior) de todo un país

Fue el  delantero de la legendaria selección de oro húngara. Su nombre escribe algunas de las páginas más felices del deporte magiar, en especial del fútbol: miembro del equipo olímpico que venció en las Olimpíadas de Helsinki en 1952, en 153 firmó dos de los goles del famoso encuentro Inglaterra-Hungría en Londres (donde Hungría ganó por 6 goles a 3). En 1954, recibió una medalla de plata dentro de la selección presente en el campeonato del mundo en Suiza. Jugador de la selección nacional en 85 ocasiones, desempeñando esta tarea fue el autor de nada menos que 84 goles. Después de 1956, se estableció en España, donde trabajó como entrenador.


Calvin Klein

(19 noviembre 1942 Nueva York - )

El rey de la moda

Su padre fue un comerciante que emigró a Estados Unidos, donde fue educado en las mejores escuelas. Aunque su familia nunca estuvo fascinada por su decisión de convertirse en estilista, Klein empezó diseñando abrigos para mujeres y pronto logró su primera portada en el Vogue de 1969, desde donde comenzó una exitosa carrera que le colocó durante a década siguiente entre los reyes de la moda. En la actualidad, su firma ha conquistado el mundo y marcado tendencia, en especial por su peculiar versión de los vaqueros y las camisetas. Su marca CK tiene gran demanda entre consumidores de todas las clases ociales.


Ernő Rubik

(Budapest, 13 julio 1944 - )

Inventor del cubo mágico

Conocido en todo el mundo, su nombre está asociado a un juego genial: en 1981 un cubo de colores que suponía todo un reto de destreza mental y habilidad espaciotemporal fue elegido en medio mundo como el Juego del Año. Desde entonces, su cubo no ha hecho sino crecer en popularidad entre jóvenes y no tan jóvenes, que participan en campeonatos organizados en los cinco continentes en los cuales premian a quien antes consiga resolver el enigma del Cubo de Rubik. Ernő Rubik, arquitecto de formación, vive en Budapest y dirige en la actualidad un estudio de investigación en el campo de la innovación informática.

Volver