El Danubio y Budapest

Tanto si vienes a Budapest para pasar un fin de semana como para vivir durante años, tienes que sacar tiempo para hacer un crucero por el Danubio. Incluso los habitantes locales contienen la respiración cuando cruzan uno de los elegantes puentes que se unen Buda y Pest; pero para disfrutar por completo del sorprendente paisaje que ofrece esta ciudad tendrás que ir a bordo de un barco.

Hasta 1873, Buda y Pest eran dos ciudades separadas, y las dos márgenes del río aún conservan diferentes características que las distinguen entre sí. Ambas márgenes están consideradas Lugares Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, desde el Puente Margarita, al norte, hasta el Puente Szabadság, al sur, incluyendo el Castillo de Buda, la Fortaleza y el Parlamento, y podrás verlos todos desde un único ángulo desde el río. El transporte de pasajeros por el Danubio es casi tan antiguo como la ciudad, y se inició en los años 1880. En la actualidad hay un número abrumador de opciones, desde las rutas turísticas clásicas hasta las que se salen de lo común. Los barcos fluviales Legenda son, en efecto, "burbujas de cristal" que protegen a los pasajeros de los elementos al mismo tiempo que les proporciona una vista de 360° de la ciudad. La empresa Legenda también ofrece cruceros con cena y música en directo, algo francamente mágico: aunque lo hayas visto por el día, Budapest iluminado por la noche merece la pena, aunque tengas que hacer un segundo viaje para verlo. Si buscas algo un tanto diferente, prueba RiverRide, un autobús anfibio que se convierte en barco para navegar por el Danubio. Si quieres algo más íntimo, alquila un taxi o una limusina fluviales Dunarama para hacer una ruta turística personalizada o para un evento especial. Si quieres ceñirte a un presupuesto determinado, o simplemente quieres ir del punto A al punto B de una forma más emocionante, el Transporte de Budapest (BKK) cuenta con cuatro rutas de transporte público en barco por el Danubio, que podrás utilizar con un ticket que solo cuesta unos pocos cientos de forints más que un ticket normal de autobús. Las rutas cubren la mayor parte de Budapest, y dispone de diversas paradas, incluidas las ubicadas en Kopaszi Dam, A38, Plaza Szent Gellért, Plaza Petőfi, o Plaza Jászai Mari.

Por supuesto, el Danubio ni empieza ni acaba en Budapest. Se trata de una vía de navegación internacional, una magnífica puerta de acceso al paisaje situado al norte, e incluso más allá de nuestras fronteras. MAHART PassNave, la compañía nacional de trasporte en barco para pasajeros, ofrece una amplia selección de viajes en barco. Descubre el recodo del Danubio en un barco fluvial clásico haciendo un recorrido que abarca las pintorescas ciudades de Szentendre, Visegrád y Esztergom. Los barcos Hydrofoil, significativamente más rápidos, viajan de forma regular a Visegrád, Esztergom, Viena y Bratislava.

Los barcos de International Cruise navegando por el Danubio se han convertido en una vista habitual, y al día suelen amarrar alrededor de una docena en los embarcaderos y muelles de Budapest. La ciudad ofrece innumerables atracciones culturales a los más o menos 150 viajeros de la tercera edad que desembarcan de cada barco. Los turistas siempre están de acuerdo en que Budapest es lo más destacado de su viaje por el Danubio, ya sea para descubrir la cultura judía de la ciudad, para participar en una excursión a pie que muestre la arquitectura Art Nouveau, o para visitar uno de los muchos museos y baños.