Vino y gastronomía

El lago Balaton es para vivir una aventura muy suculenta

Los amantes de degustaciones, gracias a la gran variedad de pescados, a la caza abundante que se encuentra en los bosques colindantes, y a las deliciosas frutas que se cosechan en las fértiles huertas de la región, se dejarán seducir por nuevas experiencias gastronómicas que deleitarán su paladar.

Entre los platos del Balaton tienen prioridad los pescados, y entre ellos el "rey" es el percasollo del Balaton. Según la receta tradicional, se asa el pescado entero y se sirve con una guarnición de sabor neutro para que el paladar noble del percasollo no pierda protagonismo. Hay que probar también la sopa de pescado del Balaton, única en su categoría y que cuanta mayor variedad de pescado incorpora más sabrosa está.

En el Balaton, además de los platos variados de carne, como por ejemplo el asado de caballero de Vonyarc (vonyarci lovagpecsenye), el asado al mosto de Balaton (balatoni mustos pecsenye), la col agria con alubias de Zalavár (zalavári baboskáposzta) o el ragú de jabalí de Tihany (tihanyi vaddisznóragu), si comemos en las orillas del lago, no podemos dejar de probar torta frita (el lángos) los crepes (palacsinta) o la tortilla hecha con patatas ralladas, harina, ajo y huevos (el tócsi).

Desde la época romana la uva y el vino formaron parte de la vida cotidiana de los pueblos que vivían en la región del Balaton. Los vinos de los alrededores del lago Balaton tienen un carácter específico. Si nos sentamos a la puerta de una bodega todos nuestros sentidos quedarán embelesados por la cata del vino envuelta en la belleza del paisaje. El color del lago es aún más azul, las laderas de los viñedos son más verdes y las paredes blancas de los lagares y las aldeas pegadas a la falda de la montaña, son aún más bonitas al degustar una copa de buen vino. Además de las regiones tradicionales de vino, la región de Somló también forma parte de la Región Vinícola del Balaton.

Cada vez hay más eventos, festivales y jornadas gastronómicas, que tienen como fin dar realce tanto a los platos característicos como a los vinos que mejor les acompañan y que ofrecen a los visitantes ratos de solaz y una grata experiencia.

Las matanzas del cerdo en invierno, el Jueves Gordo (Torkos Csütörtök) y las tradicionales cenas de ganso del día de San Martín no son los únicos eventos gastronómicos en el lago Balaton, ya que en febrero nos invitan a Fonyód para el festival del chorizo (kolbászfesztivál) y en abril, en los pueblos de la Riviera del Balaton (Balatoni Riviéra) festejan los almendros que engalanan de rosa las laderas de las Tierras Altas del lago Balaton (Balaton-felvidék) desde principios de primavera. En mayo, en Balatonkenese podemos probar el tátorján (una hortaliza poco frecuente, crambe tataria) y en agosto el lecsó (pisto con cebolla, tomate, pimiento amarillo y beicon), en octubre nos espera el Festival del huevo (Tojásfesztivál) en Sófok. Después en Szigliget tiene lugar una fiesta gastronómica dedicada al lucioperca y en Tihany hay otra dedicada al pelecus cultratos (garda).  

Por otro lado, en la región del lago Balaton, son cada vez más numerosos los mercados para productores que evocan el ambiente tranquilo de antaño y donde podemos encontrar casi de todo, desde el queso de cabra y oveja elaborado artesanalmente hasta deliciosos bollos preparados al horno.